Home > Carta a los amigos de San Martín > Carta de San Martín al General Tomás Guido

Carta de San Martín al General Tomás Guido

En la carta de San Martín al General Tomás Guido del 1º de febrero de 1834, critica duramente a los rivadavianos diciendo:

«Ya es hora de dejarnos de teorías, que 24 años de experiencia no han producido más que calamidades, los hombres no viven de ilusiones, sino de hechos».

Y agrega:

«¿Qué me importa que se me repita hasta la saciedad que vivo en un país de Libertad, si por el contrario se me oprime?

¡Libertad! Désela Usted a un niño de dos años para que se entretenga por vía de diversión con un estuche de navajas de afeitar y Ud. me contará los resultados.

¡Libertad! Para que un hombre de honor sea atacado por una prensa licenciosa, sin que haya leyes que lo protejan y si existen se hagan ilusorias.

¡Libertad! para que si me dedico a cualquier género de industria, venga una revolución que me destruya el trabajo de muchos años y la esperanza de dejar un bocado de pan a mis hijos.

¡Libertad! para que se me cargue de contribuciones a fin de pagar los inmensos gastos originados porque a cuatro ambiciosos se les antoja por vía de especulación hacer una revolución y quedar impunes.

¡Libertad! para que sacrifique a mis hijos en disensiones y guerras civiles.

¡Libertad! Para verme expatriado sin forma de juicio y tal vez por una mera divergencia de opinión.

¡Libertad! Para que el dolo y la mala fe encuentren una completa impunidad como lo comprueba lo general de las quiebras fraudulentas acaecidas en ésa. Maldita sea la tal libertad, no será el hijo de mi madre el que vaya a gozar de los beneficios que ella proporciona.

Hasta que no vea establecido un gobierno que los DEMAGOGOS llamen TIRANO y me proteja contra los bienes que me brinda la actual libertad…el hombre que establezca el orden en nuestra patria sean cuales sean los medios que para ello emplee, es el sólo que merece el noble título de su libertador».

A ver, muchachos, repitan:

«el hombre que establezca el orden en nuestra patria sean cuales sean los medios que para ello emplee, es el sólo que merece el noble título de su libertador».

Y si quieren, recordamos qué decía San Martín que había que hacer con los que hablan mal de la Religión.

Rafael García de la Sierra

P.S.: En la Patria, el orden lo puso un hombre al que llamaban Don Juan Manuel.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.