Home > Actualidad > MIRANDO PASAR LOS HECHOS

MIRANDO PASAR LOS HECHOS

Signos

A fines del año anterior, la visión de los hechos se detuvo en el coloquio de los principales aspirantes a la Presidencia. Con un empate final -Cero a Cero- que provocó bastante decepción, como igual paridad en los clásicos futboleros. Explicándose así, que el análisis concluyera en un ecléctico “Más de lo Mismo”. Traducido acaso por el simple pase de signos, de FPV vs. PRO a FPV & PRO. Tal la sospecha, aunque corresponde subrayar que la elección trajo gran alivio. Al aventar reedición del despotismo recobrado, cuyo riesgo cae de maduro con mayúscula.

Cambiemos

Siempre quedando claro que cualquier esperanza, parte de la diferenciación absoluta con el régimen desplazado. Tan nítida como veloz. Y esa es la cuestión pendiente. Con general ansiedad por un cambio ávido de justicia y seguridad, frente al delito y las tramoyas impunes. Cuyos voceros todavía aturden con audacia, ante la menor duda sobre los “treinta mil”… Mientras inquieta la parsimonia en ordenar la comparecencia judicial de los responsables del desastre. Gravitando siempre el antiguo reproche a la morosidad, sobre la millonada de dólares sustraídos al erario santacruceño. Y qué decir del territorio entregado a la máxima potencia comunista… También con perplejidad frente a raros episodios. Como la visita acompañada a la ex ESMA, actual museo de la Memoria… ideológica.
Como a la par, sorprendió la imputación de fruslerías al ex Vicepresidente, distrayendo la mira de lo principal. Desde el vidrioso desempeño burocrático y las negociaciones confusas, hasta los viajes oficiales en placentera compañía. Más la sonrisa indeleble. Símbolo rozagante -implantado con arte y magia- de la “Década Ganada”.
En cambio ha producido expectación, el proceso judicial a la notable activista jujeña y jefa de “Tupac-Amaru”. Milicia sostenida con millonarios aportes del anterior Gobierno. Sorteando obviamente, cualquier obstáculo de leyes y costumbres republicanas.
Simultáneamente conmovieron notables contrapesos, en adhesión a la dirigente detenida. Desde la impensable celebración de una Misa en Plaza de Mayo, hasta el amparo del titular de la Comisión Episcopal de Pastoral Social. Culminando con el envío de un rosario por el Sumo Pontífice. Con gran sorpresa, por tratarse del instrumento bendito para orar a la santísima Madre de Dios. En tanto la beneficiada practica el culto a la “Madre Tierra”, o Pachamama. Como lo ha dicho: “soy cristiana a mi modo”, “creo en la espiritualidad, creo en las ceremonias, creo en las tradiciones de nuestros abuelos. Nosotros, en la Tupac, siempre hicimos ceremonias”. Para mayor desconcierto, con alusión a su encuentro con el Papa en el Vaticano. Confesando haberle expresado que “estaba enojada con la Iglesia”, por todo lo que hizo con los pueblos originarios desde la conquista.

Obstáculos

Transcurrido bastante tiempo, inquieta a los observadores el rumbo de “Cambiemos”. Porque la cruda realidad muestra impedimentos señalados por análisis confiables, cuyo sólido respaldo admite transcribirlos. Previa anotación que se trata de obstáculos superables, pero ante todo restaurando el Derecho. Es decir la Justicia, cuya quiebra causa primariamente la temida inseguridad. Enseguida pasando a sanear la Educación pervertida y rectificar la legislación, trastornada con reformas perniciosas de los Códigos fundamentales. Sin dejar de contener la inflación provocada por emisiones irresponsables; y reimplantar el empleo genuino con el valor real del salario convertido en ficción. Todo luchando contra “la corrupción”, del crimen convertido en hábito mafioso. Culminando en la difícil pero imperiosa eliminación del narcotráfico. Plaga de inmenso poderío en expansión, que exige estrategias e instrumentos tan enérgicos como inteligentes y hasta heroicos.

Catalejos

Frente a todo esto, cabe reconocer que ciertas vicisitudes golpean el paladar del ánimo, haciéndole catar ásperos desenlaces por anticipado. En sencilla retórica, para el común se están acumulando cosas –y vacíos- que preanuncian sofocones a lo lejos. Desde el bailecito en el balcón, hasta el lento inventario de la herencia. Casi a la par, la persecución imperita de fugitivos entre campiñas y pueblos atónitos. Más los paréntesis viandantes y la visita al “Museo de la Memoria” con personajes olvidables. Seguida del memorismo en Derechos Humanos, inclemente con los cautivos de lesa humanidad. La recepción del país maltrecho sin identificar culpables. La carga fiscal con mantenimiento de subsidios discutibles. La justicia decaída sin remedios inmediatos, mientras crece la criminalidad. El despeje de “piquetes” con un Protocolo cuestionado por sectores subversivos que se exhiben sin freno.
Por último han causado desazón, algunas expresiones desde el más alto sitial. Sobre el golpe militar de hace 40 años, “que inauguró la época más obscura de nuestra historia”. Lenguaje de cuño inconfundible, sideralmente distante del cambio enarbolado. Prestándose a pronósticos penosos. Para los impacientes, con actitudes que adaptarían aquel lema del príncipe siciliano: “Cambiemos algo, para que nada cambie”.

Casimiro Conasco

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.