Home > Mirando pasar los hechos > SEGURIDAD NACIONAL, COMUNIDAD INFORMATIVA E INFILTRACIÓN EXTRANJERA

SEGURIDAD NACIONAL, COMUNIDAD INFORMATIVA E INFILTRACIÓN EXTRANJERA

Carácter Reservado

La fotografía muestra una reunión de funcionarios del Ministerio de Seguridad, en sector más cercano a la cámara se observa la presencia de dos Oficiales Jefes de Gendarmería Nacional y justo frente a ellos al confeso agente de inteligencia de la DEA norteamericana, Marcelo D’Alessio, filiación esta, “comme il faut”, negada por la Embajada useña.

Al respecto podemos consignar:

1. El agente D’Alessio que, además de poseer doble ciudadanía argentino-estadounidense, proclama en forma pública y privada su pertenencia a ese organismo de inteligencia, incluso a través de los medios masivos de comunicación, desde hace aproximadamente unos tres años, jamás produjo durante ese lapso la menor observación de la embajada de EE.UU., situación que revela que efectivamente es un agente de inteligencia.

2. Si D’Alessio para tratar de explicar su actividad clandestina revela voluntaria y públicamente integrar la DEA, ello indica un viejo truco de los organismos de inteligencia, militares o policiales, presentarse como miembros de una institución que justamente es ajena a la que protagoniza el hecho y de esa forma despistar sobre la que en realidad efectúa o efectuó el procedimiento ilegal. Ergo D’Alessio integra un servicio de inteligencia estadounidense, hay cientos de ellos, que precisamente no es la DEA.

3. Los agentes norteamericanas siempre invocan a la “simpática” DEA porque para los despistados parece ser un órgano con una misión muy loable compartida por el común de la gente, erradicar el narcotráfico. Demás está decir que la DEA está involucrada en el narcotráfico como lo ha revelado la “Operación Irán-Contras” protagonizada por el Tcnl. Oliver North y su gobierno, financiada por el tráfico de drogas. La única droga que la DEA combate es los elementos que maneja la competencia rival.

4. Por toda la exposición pública de D’Alessio, su rumbosa vida y su cuantioso patrimonio, la forma de interrelacionarse con fiscales y ministros, su acceso a los medios de masivos de difusión (Incluso columnista de Goldman Sachs también conocido como “Clarín”) es evidente que ha contado con la complicidad de la AFIP, la AFI, y los órganos de inteligencia de la Policía Federal, Gendarmería Nacional y Prefectura Naval Argentina (Antiguamente conocidos, respectivamente con los nombres de Seguridad Federal, DIGN y SIPNA) y por el paso de armas sofisticadas y equipos de apoyo técnico de inteligencia de la Aduana y de la Policía de Seguridad Aeroportuaria, aunque no debe descartarse que estos pudieran haber sido remitidos en Valija Diplomática de la Embajada de USA.

5. Es innegable en toda esta sucesión de delitos contra la Seguridad Nacional la responsabilidad directa de la Ministro de Seguridad Patricia Bullrich y del Director General de la Agencia Federal de Inteligencia, Gustavo Arribas, estando sobre ellos el Jefe de gabinete Marcos Peña y en última instancia el Presidente de la Nación Mauricio Macri.

6. La red cuenta con el apoyo mediático, especialmente, de los diarios “Clarín” y “La Nación”, fiscales y jueces (Comodoro Py siendo su abanderado Stornelli), periodistas (Feinmann, Leuco, Wisñazky, Fantino, Young) y elementos vinculados a los servicios (Jorge Asís). Especial relevancia tiene el periodista Daniel Santoro partícipe necesario de las operaciones.

7. Como remuneración de la banda mercenaria a cargo de las operaciones se les otorgaba una especie de “Zona Liberada” donde recaudaban cuantiosos fondos mediante extorsiones.

8. La historia no está completa si no se consigna que la maniobra fue descubierta, no de personas de vocación nacional y patriótica, sino de otra banda vinculada a otros servicios e intereses extranjeros en la que figuran el triple o mejor dicho el multiagente Horacio Verbitsky, el hijo del montonero Ramos Padilla, alias “El Negro”, el diario “Página 12”, el Canal C5N, la revista digital “Minuto 1”, los periodistas Silvestre, Irina Hauser y Raúl Kollman, entre los principales.

Conclusión Final:

a. La República Argentina se encuentra totalmente ciega e indefensa al carecer de un sistema de inteligencia,

b. Las siglas que presuntamente representarían la función de proveer de inteligencia se encuentran al servicio de potencias extranjeras enemigas del ser nacional.

c. En nuestra Patria la única inteligencia producida es la que realizan los servicios extranjeros.

d. Los restos supérstites de nuestras FF.AA. se encuentran imposibilitados de cumplir cualquier misión porque al no existir la seguridad nacional se hace imposible la defensa nacional, incluso si se las dotara de los medios que no poseen y se les niegan.

e. En la situación colonial y de sometimiento económico en que nos encontramos es muy factible que, a corto plazo, el enemigo provoque la desmembración del territorio nacional.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.